Acerinox cierra 2019 con 364 millones de EBITDA

La facturación del año, 4.754 millones de euros, es la segunda más alta de la última década, comparado con los 5.011 millones de euros de 2018. El EBITDA ajustado es de 402 millones de euros, que incluye 38 millones de euros de ajuste por la provisión del ERE en la fábrica de Acerinox Europa. Destaca la fuerte generación de caja de 231 millones de euros y se redujo la deuda a 495 millones de euros después de haber subido el dividendo un 44%. Los resultados se vieron afectados por ajustes extraordinarios, sin repercusión en caja, que en el resultado neto tuvieron un impacto de 236 millones de euros

Acerinox registró un EBITDA ajustado de 402 millones de euros y una generación de caja de 231 millones de euros en un entorno complicado. Unos resultados que, además, permitieron aumentar la retribución al accionista un 44%, hasta 184 millones de euros, y reducir la deuda un 10% hasta situarla en el nivel más bajo de los últimos 18 años (495 millones de euros).

El resultado después de impuestos y minoritarios, -60 millones de euros, se vio afectado por medidas extraordinarias, no recurrentes y sin efecto en caja. El conjunto de éstas ha supuesto en el resultado neto un impacto de 236 millones que incluye el importe del ERE en Acerinox Europa a nivel de EBITDA, el deterioro de activos en Bahru, del fondo de comercio en Columbus y de los créditos fiscales del grupo fiscal español.

Adquisición de VDM

Se ha recibido la autorización de las autoridades de la competencia europeas y norteamericanas y sólo queda por recibir la de las autoridades de la competencia taiwanesas para poder concluir el contrato de compra de VDM Metals, que esperamos se produzca en los próximos días. 

Perspectivas

La fortaleza del mercado norteamericano y sus bajos niveles de importaciones nos hacen ser optimistas.

Se mantiene la incertidumbre en el mercado europeo, aunque está mejorando la actividad. Confiamos en que las autoridades europeas impongan nuevas medidas antidumping y anti subsidio contra Taiwán, China e Indonesia.

Los mercados asiáticos continúan marcados por la sobrecapacidad y precios bajos.

Según nuestras estimaciones, el EBITDA del primer trimestre de 2020 estará en línea con el del 4º trimestre de 2019.